Bebés entre 6 meses y un año

 

Requerimientos nutricionales
A los 6 meses se empieza la diversificación de la alimentación del infante, pero la leche sigue siendo el alimento principal. 

 

Energía
En la tabla se aprecia las necesidades energéticas diarias por kilogramo del bebé y el incremento de peso adecuado. Se nota que la cantidad de energía por kilogramo se mantiene de los 6 meses hasta 1 año.
Agua
Las necesidades en agua varían entre 100 y 150 ml/kg de 6 meses a 1 año. Hasta los 6 meses, era suficiente la leche materna. A partir de los 6 meses, los niños reciben parte de su requerimiento en agua bajo forma de agua pura.
Proteínas
El aporte recomendado para un bebé entre 6 meses y 1 año varía de 1,5 a 1,1 gramos por kilogramo por día. Después de los 6 meses, la velocidad de crecimiento disminuye y las necesidades en proteínas también. El bebé amamantado a los 6 meses ingiere menos proteínas que un bebé alimentado con leches de fórmula para alcanzar un desarrollo óptimo. Al año, la diferencia se reduce porque se han introducido nuevos alimentos ricos en proteínas.

 

Carbohidratos y grasas
Se recomienda que el aporte energético se divida en 60 % de carbohidratos y 30 % de grasas. Una gran parte será aportada por la leche pero poco a poco los alimentos sólidos formarán el  aporte más importante de carbohidratos y de grasas.
Minerales
Los minerales provienen de la leche pero en cantidades que no son suficientes para cumplir con los requerimientos de niños de esta edad. La diversificación de la alimentación aporta los suplementos imprescindibles para el buen desarrollo del bebé.
Calcio: La mayoría  del calcio sirve para el esqueleto y los dientes. Las necesidades son de unos 600 mg/día. La leche es la fuente principal de calcio para el bebé de 6 meses a 1 año.

 

Hierro: Los aportes requeridos a esta edad deben ser de 6 a 10 mg al día. Hasta los 6 meses, los bebés de término sanos tienen reservas de hierro y la leche materna o las fórmulas de inicio permiten cubrir las pérdidas cotidianas. A los 6 meses las reservas están agotadas y es importante cuidar los niveles de hierro para prevenir la anemia. La introducción de carne roja y de vegetales de hojas verde en la alimentación del niño aporta hierro.

 

Comparación las fórmulas de seguimiento para niños de 6 meses a 1 año con la leche materna

La leche es todavía el principal alimento para los niños de 6 meses a 1 año. Por lo tanto, la lactancia debe mantenerse para continuar con el aporte de todos los elementos necesarios aunque se debe iniciar la diversificación de la alimentación.

 

La cantidad de proteínas en las fórmulas de seguimiento es más importante que en la leche materna. Los carbohidratos están en concentraciones equivalentes o un poco más altas y las grasas tienen niveles más altos. Las fórmulas de seguimiento están enriquecidas en hierro para evitar la anemia.

 

Se nota una gran diferencia de costos entre las diferentes leches de seguimiento pero no necesariamente las leches más costosas tienen mejor adecuación nutricional.