Preguntas de los usuarios de la web y de los lectores de Últimas Noticias

Esta sección retoma las respuestas enviadas por Salud de Altura a las preguntas de los usuarios de la web y de los lectores de Últimas Noticias.  

 

Las miomas, ¿cuáles son las síntomas y los peligros y qué tipo de cirugía se recomienda?

Los miomas son tumores que se localizan en el músculo liso del útero; más del 95 por ciento son benignos y se les conoce con otros nombres como: leiomiomas o también fibromiomas.

 

A ciencia cierta se desconoce  las causas exactas del origen de estas lesiones; además, se ignora por qué, en ciertas mujeres se presentan miomas tan pequeños como de un milímetro y otras tan grandes que alcanzan los 40 cm. A decir del, estos pueden tener relación con las propias hormonas de la mujer, los estrógenos. Asimismo, es común encontrar estas tumoraciones de diversos tamaños en mujeres de más de 45 años; en cambio muy raro, que se presenten en menores de 35.

 

La mayoría de los fibromas son asintomáticos y su evolución es lenta. Generalmente las mujeres comienzan a presentar signos recién a los 30 ó 40 años.
Las señales más comunes son:
  • ciclos menstruales prolongados y abundantes; varias veces con hemorragias fuera del ciclo, que pueden inclusive llevar a la anemia,
  • dolores intensos, antes y durante la menstruación, 
  • dolor pélvico debido a que los miomas oprimen centros nerviosos de órganos vecinos al útero,
  • malestar en la espalda e inclusive de las piernas, por compresión de estructuras nerviosas,
  • aumento en la frecuencia de visitas al baño,
  • estreñimiento y alteraciones de los intestinos,
  • aumento de volumen en la zona abdominal y de peso también,
  • infertilidad, según la localización del o los miomas.
En ocasiones llega a obstruir el paso de la orina de los riñones hacia la vejiga.

 

Para determinar la presencia de miomas, los métodos más sencillos son la ecografía o el ultrasonido transvaginal.

 

El tratamiento a seguir dependerá del tipo de fibroma, tamaño, localización, y deseos de fertilidad futura de la mujer.

 

Si la decisión es el tratamiento médico, este consistirá en la administración de medicamentos antiinflamatorios que inhiben el crecimiento del mioma. Esta cura se suministra hasta por tres meses y luego se debe planificar una operación.

 

Si los miomas no son muy grandes, se puede optar por una cirugía laparoscópica. La ventaja de esta cirugía es la rápida recuperación de la paciente, no requiere hospitalización y puede reincorporarse a su trabajo a la semana de operada.

 

Si por el contrario el o los miomas son de gran tamaño y la mujer desea tener hijos se recurrirá a una miomectomía (eliminación quirúrgica solo del fibroma).

 

En cambio en caso que la paciente, está ya satisfecha con su pariedad, es decir, tiene hijos y no desea más, es mejor realizar una histerectomía (retiro completo del útero). Esta cirugía, de preferencia, se realiza en mujeres pasados los 40 años. Si la mujer pasa de los 55 años y existen antecedentes de familiares con cáncer de útero, es preferible retirar el útero, trompas y ovarios; esta cirugía se conoce como histerectomía completa.

 

En ambos casos las pacientes son sometidas a una abertura de abdomen (laparotomía) y requieren de 2 a 3 días de hospitalización y un tiempo de recuperación de al menos 15 días, antes de volver a sus actividades normales.

 

 


Espacio en colaboración con Últimas Noticias y su suplemento semanal Vida Sana