¿Cómo lograr una lactancia exitosa?

 

 

 

 

Lactancia materna a demanda
La alimentación a libre demanda supone que el bebé debe ser alimentado cada vez que quiera desde el nacimiento y hasta el destete. Cada bebé tiene su propio ritmo y es normal que mame también por la noche. La madre debe dar el seno tantas veces como su bebé lo desee, sin horarios ni tiempos. El niño terminará su lactancia cuando se sienta saciado.

 

El bebé puede querer alimentarse por más tiempo, quizás 15 ó 20 minutos, en una mama, con el fin de obtener más grasa de la leche postrera o por saciar la necesidad de succionar. En lugar de observar el reloj para dejarlo amamantar 10 minutos en cada lado, se le debe permitir al bebé que se desprenda de la primera mama cuando él quiera, antes de cambiarlo a la otra. Se debe dar el pecho hasta que no quiera más, ofreciéndole el otro, aunque no siempre lo querrá. 

 

Al comenzar la alimentación la leche todavía no llega al pezón. Se nota el siguiente patrón: succionar, succionar, succionar, tragar, succionar, succionar, succionar, tragar. A medida que comienza a salir la leche, el patrón podría describirse como una acción de tragar, un sorbo, una respiración profunda, un sorbo, una respiración profunda. Este patrón puede durar entre 2 y 4 minutos.

 

¿Cómo reconocer el amamantamiento correcto?
  • Sonido de deglución audible. Cuando el niño está extrayendo leche suficiente, su deglución es perfectamente audible.
  • Actitud del niño satisfecho. El niño mama tranquilamente, sin apuro ni ansiedad, en forma rítmica, claramente relajado y satisfecho.
  • Producción de leche constante. La madre que amamanta en forma correcta puede notar que la producción de leche es constante.
  • Aumento de peso normal. Desde el punto de vista nutricional, el niño que se amamanta correctamente, con la frecuencia y duración de las mamadas que corresponde a su edad, tiene un incremento pondoestatural perfectamente adecuado.
  • Deposiciones amarillas y fluidas. Después del meconio, las deposiciones son de color amarillo oro, de consistencia más o menos fluida y tienen un olor característico.
  • Pezones y pechos sanos. Si el niño se acopla bien y succiona correctamente, el amamantamiento no provoca dolor ni daño en los pezones. Adicionalmente, si la extracción de la leche es adecuada, se evita la plétora y la congestión de los pechos.

 

¿Cómo colocar el bebé al seno?
Amamantar no duele y debe ser placentero para la madre y el bebé. Una buena posición es aquella en la que tanto la madre como el niño están en una postura cómoda.
La boca del niño se acerca al pecho y no el pecho al niño.

  

El bebé debe estar cómodo, sin tener que hacer un esfuerzo para llegar al pecho. Su cabeza descansa en el pliegue del codo. El antebrazo de la mamá debe sostener suavemente todo el cuerpo del bebé, no solo la cabeza y el cuello. La boca debe quedar a la altura del pecho para que no tenga que tirar de él hacia abajo o hacia un lado. La barriga del bebé debe estar en contacto con la de su mamá; la oreja, hombro y cadera del bebé forman una línea recta.

 

 

Se coloca la mano en el pecho, con cuatro dedos por debajo del pezón y el pulgar por encima, lejos de la areola.
Se coloca la mano en el pecho, con cuatro dedos por debajo del pezón y el pulgar por encima, lejos de la areola. Se sujeta el pecho y se lo eleva un poco para facilitarle al niño el agarre. En general el pecho puede soltarse en cuanto el niño succione bien.

 

La boca del bebé bien abierta, debe agarrar la areola y el pezón de la madre. El mentón o barbilla toca el seno de la madre. Se hace igual con todo tipo de pezones y tanto en niños grandes como pequeños.

 

 

Los labios están hacia afuera.

  

 

La madre debe sentir que el bebé utiliza la lengua y la mandíbula inferior, así quedará el pezón bien situado dentro de la boca y no sufrirá ningún roce. Los labios, sobre todo el inferior, deben estar evertidos es decir volteados hacia fuera, no “metidos” hacia adentro.

 

 

 

Posición sentada
La forma más fácil para aprender a dar de lactar correctamente es sentada con una silla baja o usando un banquito para los pies. También puede ser útil colocar una almohada o un cojín para acercar al bebé y tenerlo bien apoyado frente al pecho, para no tener que cargarlo durante la toma. Esto permite eliminar la tensión en la espalda y los hombros de la madre.
Se puede también instalar el bebé sobre una almohada al costado del cuerpo de la madre.
Posición acostada
Especialmente adecuada para las cesáreas y partos complicados. La madre está de lado cómoda, la cabeza sobre una almohada o un cojín. El bebé está acostado al lado de su madre con la boca al nivel del pezón.
Posición para gemelos
Con la posición sentada con el bebé a un costado se puede amamantar a dos bebéssimultáneamente. Los bebés están acostados sobre una almohada a la altura de los senos de la madre.

Sacar los gases
Al terminar la lactancia es importante sacar los gases del bebé para evitar los cólicos. Esto se puede hacer en diferentes posiciones:

¿Cuál es el secreto para tener mucha leche por mucho tiempo?
  • Colocar el bebé al pecho dentro de la primera hora de vida

  • Dejar que el bebé mame todo el tiempo que quiera de cada uno de los pechos

  • Dar de mamar sin horarios, cuando el bebé pida

  • No dar ningún otro líquido ni otra leche más que la del pecho

  • No usar mamadera y tampoco chupete

  • Contar con apoyo de familiares y/o amigos

  • Tener conciencia de los riesgos que implica no amamantar

  • Tratar de no dar ningún otro alimento hasta el sexto mes de vida

  • Continuar amamantando hasta por lo menos los dos años de edad

  • Informarse sobre cómo seguir amamantando si la mamá trabaja fuera de la casa

 

  

Problemas frecuentes del amamantamiento
  • No tengo suficiente leche. Cuando nace el bebé, la madre no produce mucha leche pero ésta es de alta calidad. La cantidad irá aumentando en los primeros días. El aumento será mayor si se pone al niño al seno frecuentemente. Algunas madres pueden presentar una disminución de la cantidad de leche producida en general entre el mes y medio y los tres meses de vida del bebé. Eso se resuelve aumentando la frecuencia de tomas y si necesario extrayendo la leche para vaciar el pecho, y mediante el descanso de la madre y el apoyo familiar.
  • Grietas en el pezón. El pezón está enrojecido, doloroso, lastimado, puede aparecer una grieta y a veces sangrar. Las causas son una mala postura al amamantar, un agarre deficiente del pezón o el uso de jabones, lociones y cremas irritantes. Para evitar este problema es importante amamantar en una posición correcta, no usar jabones, cremas o lociones y al terminar la toma aplicar unas gotas de leche materna y dejar secar. Cuando se presenta este problema, es aconsejable iniciar la lactancia con el seno menos lastimado. Si los dos senos están muy lastimados, es mejor sacarse la leche.
  • Senos demasiado llenos.  Puede darse el caso cuando se tarda para iniciar la lactancia, mal agarre del pezón, el niño está separado de su madre, al poner horario en la lactancia o al usar biberones con leche de fórmula. Para manejar este problema es importante dar de mamar al niño cada vez que lo pide en una buena posición, ponerse paños de agua tibia antes de dar el seno y paños de agua fría después.
  • Conducto obstruido. A veces se puede notar una pequeña masa dolorosa en el seno. Los conductos lácteos se obstruyen si la leche no fluye bien. Hay que mejorar la posición, eliminar la ropa ajustada, dar un pequeño masaje en el seno antes de empezar la lactancia, continuar la lactancia con este seno con más frecuencia, extraer la leche y aumentar la ingesta de líquidos.
  • Mastitis.
    La infección del seno o mastitis se manifiesta cuando y el seno es caliente, rojo y adolorido; es posible que haya malestar general. Para prevenir la mastitis es importante dejar que el niño succione de manera seguida el seno inflamado para vaciarlo completamente. Si se observa la formación de un absceso con pus, es preferible la extracción manual y amamantar solo del otro seno. Se puede colocar compresas calientes con agua de jengibre o de manzanilla en el seno inflamado y consultar a un médico. Es posible que le recete un antibiótico, con el cuidado de que sea uno permitido durante la lactancia.
  • Madre trabaja. Es importante seguir con la lactancia cuando la madre trabaja. La solución consiste en extraer la leche y organizar un banco de leche en casa

 

Video sobre lactancia: (ir)

 


Fuente

Facultad de medicina, Universidad de Chile
http://www.med.uchile.cl/escuelas/obstetricia/embarazo/lactancia.html
Red de Salud de Cuba, Infomed; Lactancia materna; 2000:
http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/puericultura/lme.pdf
Ministerio de Salud Pública del Ecuador; Manual de Lactancia Materna y Alimentación Complementaria para Consejeras Comunitarias; 2001